Parque Nacional de Vatnajökull

Las 10 mejores cosas que hacer en el Parque Nacional de Vatnajökull, Islandia

Pregunte a cualquiera que haya estado en Islandia qué lugar de esta pequeña y exclusiva isla debería ver en su primera visita, y seguro que le dirá el Parque Nacional de Vatnajökull. Esta maravilla natural, que se extiende desde el fiordo Öxarfjörður en el norte hasta la montaña Sellandafjall en el sur, posee el tipo de belleza que deja sin palabras a los visitantes.

El Parque Nacional de Vatnajökull no solo acoge el glaciar más grande de Islandia, sino de toda Europa. Como característica más destacada del parque, el Glaciar Vatnajökull cubre un área de 8.100 km2, lo que lo convierte en un lugar ideal para aventureros, entusiastas de las cuevas de hielo, senderistas y amantes de la naturaleza de cualquier edad.

Además del impresionante glaciar y las espectaculares cuevas de hielo, el variado paisaje del Parque Nacional de Vatnajökull incluye montañas, valles, cañones, mesetas, playas de arena negra y volcanes activos. Vatnajökull también es la ubicación del pico más alto de Islandia, Hvannadalshnúkur, así como de la línea de visión más larga del mundo.

Como puede imaginar, las opciones que esta maravilla natural ofrece a los turistas son prácticamente infinitas. Sin embargo, hay algunas cosas que ningún visitante de Vatnajökull debería perderse. Aquí tiene las 10 mejores cosas que hacer en el Parque Nacional de Vatnajökull:

10. Acampar en Stokksnes

Si usted es un entusiasta del aire libre y aficionado a la fotografía, una parte del Parque Nacional de Vatnajökull que definitivamente no querrá perderse es la pintoresca península de Stokksnes. Stokksnes se encuentra cerca de Höfn, un pueblo pesquero donde también se encuentra el centro de visitantes del parque. Hay pocos lugares en el mundo tan dignos de convertirse en postales como este. Esta hermosa región es el paraíso de todos los amantes de la naturaleza: tiene de todo, empinadas laderas de montañas, impresionantes lagos glaciares, dunas de arena negra azotadas por el viento y otras increíbles características geográficas que le dejarán sin palabras.

La montaña Vestrahorn, próxima a Stokksnes, también es uno de los mejores lugares de Islandia para ver el baile de la aurora boreal sobre un paisaje mágico. A la montaña se accede a través de un camino de tierra interior que está abierto para vehículos con tracción en las cuatro ruedas y senderistas. Si desea capturar la aurora boreal, la mejor época para realizar la visitarla es en los días despejados de entre octubre y abril.

Para disfrutar de la mejor experiencia al aire libre, debería pensar en alquilar una autocaravana y pasar la noche en la playa de arena negra de Stokksnes, cuya superficie única le hará sentir como si estuviera acampando en otro planeta. Tenga en cuenta que Stokksnes se encuentra en una propiedad privada, por lo que tendrá que pagar una tarifa de entrada de 800 coronas (unos 7 $) por persona, que realmente vale la pena pagar por su espectacular paisaje y sus impresionantes vistas.

9. Visitar la cascada Svartifoss

Ubicada en el área de preservación de Skaftafell, una de las partes más singulares del Parque Nacional de Vatnajökull, la cascada Svartifoss es excepcional.

Svartifoss, que significa «Cascadas negras», proviene de las columnas de lava negra que rodean a la cascada. Estas imponentes formaciones oscuras, que han sido moldeadas durante miles de años por diferentes elementos naturales, proporcionan un impresionante contraste con el agua clara que cae desde 20 m de altura. La sorprendente apariencia de las columnas ha servido de inspiración a varios arquitectos islandeses de renombre, entre los que destaca Guðjón Samúelsson, cuya icónica iglesia Hallgrímskirkja de Reikiavik es una impresionante versión de hormigón de la cascada Svartifoss.

Una caminata de media hora a través del hermoso paisaje le llevará desde el Centro de visitantes de Skaftafell hasta esta majestuosa cascada. En el camino hacia Svartifoss, pasará por otras tres cascadas y tendrá la oportunidad de ver antiguas casas de hierba que datan de la Edad Media. En el Centro de visitantes, que está abierto todo el año, puede obtener información detallada sobre rutas de senderismo, alojamiento y otras instalaciones recreativas de la zona.

8. Escalar el Hrútfjallstinda

Llegar a la cima de este pico montañoso de 1.875 metros de altura es, sin lugar a dudas, una de las mejores maneras de experimentar el paisaje único de Islandia. Hrútsfjallstindar es el nombre que reciben cuatro formidables picos que están justo al norte del glaciar Svínafellsjökull, que tiene 1000 años de antigüedad y se conoce por ser uno de los glaciares más azules de toda Islandia.

Aunque el pico Hrútfjallstinda no es el más alto de Islandia, escalar hasta la cima no es una tarea fácil. Para poder realizar el tour, debe tener más de 16 años y estar preparado tanto física como psicológicamente para esta experiencia tan exigente. Los guías de los tours de senderismo tienen experiencia y le proporcionarán todo el equipo de seguridad necesario para la caminata de 14 a 16 horas. Sin embargo, tenga en cuenta que los organizadores de los tours normalmente no proporcionan ropa de lluvia, botas de senderismo, ropa de abrigo ni comida, así que asegúrese de venir lo suficientemente preparado.

Lo que obtiene a cambio de su esfuerzo físico y resistencia mental es la oportunidad de disfrutar de las impresionantes vistas del Parque Nacional de Vatnajökull que se extenderá ante usted en todo su esplendor.

7. Realizar un vuelo panorámico

Para los menos activos, que desean disfrutar de los impresionantes paisajes del Parque Nacional de Vatnajökull sin hacer senderismo ni escalar durante horas, la compañía de vuelos Atlantsflug realiza tours guiados en avión por varios lugares de Vatnajökull. Puede realizar un tour de un día desde Reikiavik y el Aeropuerto de Bakki al Parque Nacional de Vatnajökull, que incluye un viaje a las lagunas de icebergs Jökulsárlón y Fjallsárlón, las cuales se encuentran entre las atracciones turísticas más populares de Islandia. Realizar un vuelo panorámico es una gran forma de obtener una vista completa del enorme glaciar Skeiðarárjökul y volar hasta Grænalón, el lago glaciar más grande de Islandia.

El avión privado también le llevará a ver los cráteres del volcán Laki que se extienden en una línea de 25 km. Los cráteres Lakagígar o Laki forman parte del gran sistema volcánico que rodea el volcán Grímsvötn, el cual entra en erupción con más frecuencia que el resto de volcanes islandeses. El sistema del volcán Laki destaca por la violenta erupción que tuvo lugar durante un período de ocho meses entre junio de 1783 y febrero de 1784. El volcán arrojó alrededor de 42.000 millones de toneladas de lava y creó nubes de gas venenoso. La contaminación causó la muerte de más del 50 % de la población ganadera de Islandia, y la hambruna resultante mató a más del 25 % de la población humana del país.

6. Buscar vida silvestre en Snaefell

¿Usted es un amante de los animales que prefiere ver la vida silvestre en su hábitat natural en lugar de ver los animales encerrados en jaulas de zoológicos? Si es así, seguro que no se arrepentirá de visitar el Parque Nacional de Vatnajökull, porque esta vasta área silvestre alberga muchas especies animales únicas, como el reno, el ratón de campo, el visón, el zorro ártico y los gansos de patas rosas.

Para tener más opciones de avistar renos islandeses en la naturaleza, reserve una excursión de senderismo en el Monte Snaefell, que es la montaña más grande e independiente de Islandia fuera de las regiones glaciares. El Monte Snaefell (literalmente «Montaña de nieve») es en realidad un antiguo volcán formado durante la última Edad de Hielo, y debido a sus 1446 metros de altitud sus picos más altos están cubiertos de nieve de forma permanente, ¡incluso en verano! Las manadas de renos salvajes se pueden observar vagando por las zonas desiertas que rodean el Monte Snaefell durante el mes más cálido del año. Durante el invierno, también puede verlas cerca del sendero principal.

Tenga en cuenta que el área que rodea Snaefell es muy remota, así que nunca haga senderismo por su cuenta. Si observa renos salvajes, no se acerque a ellos ni intente alimentarlos. En Islandia solo hay unos 3000 renos salvajes , así que, sea respetuoso con la vida salvaje y disfrute viéndolos de lejos.

5.  Montar a caballo en Svinafell

Además de renos, Islandia también es conocida por sus adorables caballos del tamaño de los ponis. A pesar de su pequeño tamaño, que es el resultado de la crianza selectiva y la selección natural, esta hermosa raza de caballo es bastante resistente y puede cubrir largas distancias sin cansarse. Lo que hace que estos caballos sean únicos, además de su pelaje pesado y resistente y su temperamento tranquilo, es que pueden realizar cinco tipos diferentes de marcha, incluido el tölt, una marcha claramente fluida que parece una versión acelerada de la marcha.

Debido a su baja altura y a su naturaleza agradable, cualquier persona puede montar en un caballo islandés, y el mejor lugar para hacerlo en el Parque Nacional de Vatnajökull es la granja Glacier Horses ubicada en Svinafell. Glacier Horses ofrece recorridos cortos en Sel (a unos 6 km al este de Skaftafell) y a unos 50 km al oeste del lago glaciar Jökulsárlón. El tour es ideal tanto para principiantes como para jinetes experimentados y es definitivamente una de las formas más agradables de explorar el variado paisaje de la zona, que incluye pastos verdes, formaciones de arena negra, arroyos que fluyen, ríos glaciares y bosques únicos de Islandia. Las excursiones, que se organizan entre junio y octubre, tienen un precio de 9.500 ISK por persona para grupos de 4-5 personas (90 $) y 5.000 ISK (40 $) para niños menores de 12 años.

4. Realizar el tour de Vatnajökull en moto de nieve

¿No eres un fanático de los aviones ni de los caballos? ¿Qué le parecen las motos de nieve? En Vatnajökull, puede realizar un tour guiado por los glaciares en moto de nieve, lo que seguramente le proporcionará una descarga de adrenalina.
El día de la excursión, se reunirá con su guía de habla inglesa, que le llevará en un viaje por el glaciar más grande de Europa en una moto de nieve de dos plazas. Cruzará la gran inmensidad blanca del glaciar y tendrá la oportunidad de pisar la capa de hielo de 1000 años.

El tour del glaciar Vatnajökull en moto de nieve dura aproximadamente 3 horas. Se proporcionará el equipo de seguridad (incluidos el mono, las botas, el pasamontañas y el casco). Lo único que necesita traer es un permiso de conducir válido; no necesita experiencia previa conduciendo motos de nieve. Tenga en cuenta que el clima en Islandia es claramente impredecible, así que vístase con capas, por si acaso.

3. Navegar por el lago glaciar de Jökulsárlón

¡La diversión y la aventura en Vatnajökull nunca terminan! Navegar por el lago glaciar Jökulsárlón es otro plato fuerte del Parque Nacional que no querrá perderse. El lago glaciar Jökulsárlón, de 1,5 km de largo, comenzó a formarse al frente de la lengua del glaciar Breiðamerkurjökull sobre 1934. A mediados de la década de 1970, el lago creció a 7,9 km2 después de que el glaciar se retirara repentinamente, y ahora, con una profundidad de 284 m, Jökulsárlón es el lago natural más profundo de Islandia.

Debido a su singular belleza, Jökulsárlón se ha utilizado como escenario para varios éxitos de taquilla de Hollywood, entre ellas, las instalaciones de James Bond en Una visión para matar y morir otro día, Lara Croft: Tomb Raider y Batman Begins, así como el popular «reality show» Amazing Race. Tienes dos opciones para experimentar esta impresionante creación de la naturaleza en todo su esplendor: realizar un tour de 30-40 minutos en un barco anfibio que le llevará entre enormes icebergs que se han desprendido del glaciar Vatnajökull o reservar un tour de 1 hora en un bote inflable Zodiac que le proporcionará la oportunidad de explorar partes del lago que no podrá ver de otra manera.

2. Explorar los glaciares de salida de Vatnajökull

El gigantesco glaciar Vatnajökull tiene alrededor de 30 glaciares de salida o lenguas glaciares que fluyen desde la capa de hielo principal. La mejor manera de experimentar estas formaciones únicas es realizar una excursión de senderismo por el glaciar.

Puede realizar una excursión de medio día por Skaftafell para tener la oportunidad de ver de cerca el impresionante glaciar Falljökul («Glaciar que cae»). El tour dura aproximadamente 5 horas, por lo que es más adecuado para las personas físicamente activas y en buena forma física. Otra opción es realizar un tour a pie más corto que comienza en la parte inferior del valle del glaciar y termina en el límite del glaciar Falljökull. Este tour explora la parte inferior del glaciar, que ha sido el escenario de muchas películas y programas de televisión populares, como Interstellar y Juego de Tronos.

Para los senderistas más experimentados y que buscan emociones, también está el «Grand Slam del Glaciar «, un tour combinado de un día que dura aproximadamente 8 horas e incluye un paseo en bote y senderismo por el glaciar. La aventura comienza en el lago glaciar Fjallsárlón con un paseo sobre una Zodiac. El bote le llevará a Skaftafell, donde los guías le recibirán en la Cabaña de Reservas de Glacier Guides. Cuando todos estén preparados, tomará un autobús a un glaciar de salida y se unirá a su guía para explorar las impresionantes formaciones de hielo durante todo el día.

1. Visitar la Cueva de hielo azul

Ningún viaje al Parque Nacional de Vatnajökull estaría completo sin la experiencia de conocer la extraordinaria belleza de sus cuevas de hielo. La belleza de las cuevas de hielo de Islandia es increíble. Su topografía es de otro mundo y su magnífico color aguamarina le dejarán sin palabras, así que, si estás buscando una experiencia inolvidable en Islandia, no se pierda las cuevas de hielo de Vatnajökull.

El tour de la Cueva de hielo azul normalmente comienza en el lago glaciar de Jökulsárlón, donde conocerá a su guía. Después de un agitado viaje de 15 minutos en coche al glaciar, realizará una breve caminata a la boca de la cueva de hielo. Aquí es donde comienza la verdadera aventura. Tan pronto entre en la cueva de hielo, que quedará estupefacto por su impresionante paisaje. Después de pasar algunas horas observando extraordinarias esculturas de hielo y tonos de azul que nunca antes ha visto, se marchará con otro respeto por la Madre Naturaleza.

No importa la actividad o la vista que elija para visitar en el Parque Nacional de Vatnajökull, no se sentirá decepcionado. Esta asombrosa maravilla natural le dejará sin palabras y hará que quiera volver a la mágica Islandia.